TOLOSA C.F.
Plaza del Tolosa CF, 1 - 20400 TOLOSA
Teléfono: 688865364
e-mail: mendia@tolosacf.com
Y allí arriba, en la soledad de la cumbre, entre los enhiestos y duros peñascos, un silencio divino, un silencio recreador (Unamuno)

SEVERIANO PEÑA ALBIZU "S H E V E"
(PATRIARCA DEL MONTAÑISMO VASCO)

Biografía
Severiano Peña Albizu "Sheve" nace en Tolosa el 8 de noviembre de 1907, día de San Severiano, nombre que proviene del latín y que significa “severo”, “exigente”. Por tanto, con ese nombre y con ese apellido, Sheve ya estaba predestinado a marcar un hito en el montañsmo vasco. Su padre, Clemente, era dependiente de profesión y su madre, Faustina, ama de casa; ambos eran de Zarautz. Desde los 16 años practicó atletismo en el recién estrenado estadio Berazubi de Tolosa (1923), el primero en construirse (con pista de ceniza) en el estado español y que ha sido siempre el campo de fútbol del Tolosa C.F. (actualmente la pista es de tartán, material sintético). En 1959 se disputaron los campeonatos nacionales de atletismo y al año siguiente el campeonato mundial de ciclocrós. Allí acudía a entrenar diariamente Sheve hiciera el tiempo que hiciera, y lo hacía a las 5:30 de la mañana. Luego, tras una ducha con agua fría acudía a trabajar.


En 1926, con 19 años, participa en la 2ª “Marcha de las XIV horas” que une Tolosa con el Santuario de San Miguel de Aralar. Sheve Peña participó en casi todas las ediciones posteriores de la marcha, hasta siendo incluso octogenario. En la última edición en la que participó, en 1992, lo hizo con 85 años. En aquella época, los futbolistas del club urdiña, al terminar la temporada, tenían por costumbre caminar por las minas de Arritzaga (Amezketa) hasta el santuario de San Miguel, quizás porque Felipe Gorriti, organista de la villa y compositor originario de Huarte Arakil había "enseñado" a muchos tolosarras dicho camino montañero. Precisamente en 1923, año de la inauguración del estadio Berazubi, se le tributaría un homenaje en Tolosa al gran músico. La afición, pero también la devoción a San Miguel le llevó a Sheve -persona de grandes convicciones religiosas- a participar en aquellas primeras caminatas que serían el embrión de lo que es actualmente la "Marcha de las XIV horas".


Al año siguiente, en 1927, recibe la medalla de Plata por los 60.624 metros ascendidos; en 1929 ingresa en la Hermandad de centenarios y hasta el comienzo de la guerra civil (1936) recorre la mayoría de montañas de Euskal Herria y parte de los Pirineos ... con alpargatas navarras. Iba en tren y bicicleta hasta que aparecieron los autobuses de línea. Cuando comienza la guerra civil, Sheve y sus hermanos Javier y José huyen a Zumaia y un mes después a Bilbao. Evacuado Bilbao en junio de 1937, cruzan la frontera y durante tres años residen en Sara en casa de un familiar. Sheve realiza durante la guerra civil tareas de mugalari con Telesforo Monzón.En 1940, a petición del Gobierno francés, con otros refugiados vascos, van a Tarbes a trabajar y en 1943 se traslada con su hermano Javier a Madrid. Tras la 2ª Guerra Mundial, en 1946, vuelven a Bilbao.

Las cuatro catedrales, al mismo tiempo que Hillary y Tensing
Durante los días 25, 26, 27 y 28 de mayo de 1953 unió las tres capitales vascas y la navarra en un marcha montañera circular e initerrumpida. Con 45 años, preparó y organizó la marcha durante meses cuidando hasta el último detalle: lugares de paso y descanso, alimentación, acompañantes, fase de la luna, etc.
El sentido de su marcha fue Donostia/San Sebastián-Iruña-Pamplona-Vitoria/Gasteiz-Bilbao y recorrió 400 kilómetros, con 7.400 metros de desnivel positivo y 93 horas y 5 minutos de caminata, de las que cuales 66h.25' corresponden al tiempo de marcha activa. Las estadísticas hablan por sí solas de la proeza realizada, máxime teniendo en cuenta las circunstancias (material, alimentación, señalización de caminos, etc.) de la época. El dispositivo logístico y la planificación fueron la base del éxito, y solo una persona tan disciplinada y meticulosa como Sheve podía llevarla a cabo con éxito.
El lunes 25 de mayo partió, con un peso de 64 kilos y 400 gramos, de la catedral bilbaína de Santiago a las 00.00 horas y estaba de regreso el 28 a las 21:05 con 3 kilos exactos menos. Como curiosidad, Sheve, persona de grandes convicciones religiosas, escuchó misa a las 05:00 en la catedral de cada una de las ciudades antes de seguir su camino.


Marcha insólita de un montañero tolosarra
Bilbao - Donostia - Pamplona - Vitoria-Gasteiz - Bilbao
(25, 26, 27 y 28 de mayo de 1953)
M A R C H A     A C T I V A
Tiempo calculado Tiempo realizado Diferencias habidas
Día En más En menos
1 19 horas 18 horas y 52 minutos 8 minutos
2 15 horas y 30 minutos 15 horas y 56 minutos 26 minutos
3 20 horas 20 horas y 12 minutos
4 12 horas y 30 minutos 11 horas y 25 minutos 1 hora y 5 minutos
==== ================= ================= ========= =================
TOTAL 67 horas 66 horas y 25 minutos 38 minutos 1 hora y 13 minutos

A muchos kilómetros de distancia y coincidiendo en las mismas fechas con la gesta del montañero tolosarra, en la cordillera del Himalaya, una expedición británica se afanaba por ser la primera en conquistar el Everest (8.848 m.). El 29 de mayo, el neozelandés Edmund Hillary y el sherpa Tenzing Norgay se convertían en los primeros seres humanos en pisar la cumbre más alta del planeta.
Esa coincidencia dio pie al título del libro que se editó con la gesta de Sheve Peña, "Al mismo tiempo que Hillary y Tenzing…". La obra, de pequeño formato pero con todo lujo de detalles y datos sobre la marcha, se vendió a diez pesetas y el beneficio obtenido de la venta fue de 5.000 pesetas, que se destinaron íntegramente a la Santa Casa de Beneficencia, actualmente llamada Residencia Yurreamendi, de Tolosa. Además del libro, Juan Basurko le dedicó unos versos en "Ibilkari bikain bat dan Sebe Peña Albisu (1953)"

La marcha de Sheve sirvió de inspiración en 2017 a la carrera de montaña por etapas Basque Ultra Trail Series (BUTS) Previamente, en 2004, el montañero vizcaíno Asier Irazabal (Muxika, 1968), socio del Aldatz Gora (Bilbao), repitió la hazaña de Sheve para conmemorar el 50 aniversario de “las cuatro Catedrales”. Lo hizo prácticamente en el mismo tiempo: Asier tardó 40 minutos más que Sheve.

Resumen del currículo montañero de Sheve
Realizó la travesía de Tolosa a Candanchú del 8 al 11 de junio de 1935 y la marcha de las “Cuatro catedrales” del 25 al 28 de mayo de 1953. Ascendió al Monte Rosa el 23 agosto de 1963, al Cervino el 27 de agosto de 1964, repitiendo en 1967 y 1975. Holló el Mont Blanc por primera vez en 1964, ascensión que repetiría hasta 9 veces, la última en 1989, con 82 años Tocó el techo del Kilimanjaro el 22 agosto de 1968, siendo el segundo vasco en pisar su cima. También lo repetiría cuatro veces, la tercera, en septiembre de 1992 y la última en 1995, con 88 años. Estuvo en 1970 en el Damavand (Irán) y en el Ararat; en el Toubkal en 1971, en el Popocatépetl…


La solidaridad de Sheve en el Aconcagua
En 1973 fue el primer montañero vasco en intentar el Aconcagua (6.962 m.) y lo hizo recién jubilado, con 65 años. El 14 de febrero, miércoles, día de San Valentín, salió junto con el francés Roger Itord a las nueve de la mañana del refugio Berlín, a 6000 metros. El propósito era ascender a la cumbre y descender el mismo día al punto de partida. Sheve alcanzó los 6.900 metros (ningún vasco había subido nunca tan alto) habiéndose quedado rezagado el francés. Teniendo la cumbre muy cerca, su instinto le dijo que debía darse la vuelta. Según sus propias palabras:“Fue como una inspiración divina. Renuncié a la cumbre que veía tan cercana y opté por descender. Fue mi salvación. De haber continuado, hubiera muerto congelado”. Iniciado el descenso, se reencuentra con Roger Itord en los refugios de Berlín y Plantamura. El francés está dispuesto a partir de nuevo hacia la altura, esta vez solo, aunque Sheve intenta disuadirlo; sin embargo, Roger está decidido y Sheve acuerda acudir a su encuentro a la cabaña de Independencia para apoyarle en el descenso. Así lo hace: el jueves día 16 al mediodía Sheve llega al refugio y queda a la espera de la llegada de Roger. Este finalmente llega, pero muy tarde - a las once de la noche- y en un estado lamentable, exhausto por el esfuerzo. Tal es así que le dice a Sheve: "Sheve, je suis mort...!" (Sheve , estoy muerto"). Sheve contó: “Le quité la ropa helada, le metí en su saco y pasé la noche dándole fricciones para devolverle el calor”. Al amanecer, Sheve descendió en busca de ayuda. Más tarde, en el hospital de Mendoza (Argentina), mientras que se recuperaba de las congelaciones, recibió la visita de Itord, que le dijo: "Sheve, has perdido la cumbre, pero has salvado a un hombre".


Deceso
Sheve muere el 16 de octubre de ese año 1999. Cinco años antes, en 1994, la Fundación «Amigos Montañeros de Tolosa», promovida por Sheve, queda inscrita en el Registro con carácter benéfico-asistencial: la atención al asilo de ancianos de Tolosa. Posteriormente, y tras su muerte, la Fundación pasa a denominarse Fundación Sheve Peña», manteniendo todavía los buenos anhelos de Sheve.


Por su parte, actualmente, la Euskal Mendi Federazioa - Federación Vasca de Montaña (EMF-FVM) concede desde el año 2002 el premio Shebe Peña al federado distinguido en las marchas de larga duración. Ver lista de premiados.


El compositor Nemesio Bello Portu, paisano y amigo personal de Sheve, contaba que cuando a este su trabajo en la oficina de seguros de la calle Pérez Galdós de Bilbao se lo permitía , se acercaba a su localidd natal desde donde en compañía de Pedro Elósegui, Federico Zabala y él mismo participaba en muchas salidas montañeras, sobre todo por la "Navarra de sus amores". Nemesio también dejó escrito en su libro Ideas de un espectador que Sheve era un personaje de alta ascesis que lucía una fe cristiana sin fisuras: míranos con tu sonrisa, la sonrisa de tu espíritu que el Padre Dios te ha concedido a ti.

En el recuerdo nos quedan algunas de sus frases:
- A mis 82 años no tengo edad para participar en marchas de montañeros veteranos ; no es problema mío que en mi carné de identidad se diga que nací en 1907.
- Respeto los demás deportes, pero este (montañismo) es el mejor; contemplas la Naturaleza, respiras bien...